miércoles, 10 de agosto de 2016

EL SUEÑO INFANTIL


Son muchos los motivos por los que los niños tratan de retrasar el momento de irse a la cama:

  • ·        el miedo a la oscuridad,
  • ·        la necesidad de dormir acompañados,
  • ·        la soledad de su habitación.


En esta tesitura son muchas sus excusas para permanecer un poquito más de tiempo despiertos.


Por ello será preciso como padres poner en marcha algunas estrategias que nos ayuden a afrontar estas dificultades  logrando que  nuestros niños se sientan seguros durante la noche en su habitación  de la noche y puedan descansar el tiempo necesario.

Estrategias para hacer más fácil el momento de irse a la cama

  •      Sería bueno acompañar al niño hasta que se duerma junto a su cama dándole mimos y hablándole con cariño en voz baja, lo que le ayudará a conciliar el sueño.


  •  Evitaremos las siestas prolongadas y facilitaremos la realización de todo tipo de actividades a lo largo del día para consumir su energía y que lleguen cansados a la hora de acostarse.



  •     Hay que ser firmes y  respetar el horario establecido para acostarse. Respetar la hora establecida le ayudará para crear una rutina e instaurar el hábito del sueño.


  •      Crear hábitos para ir a dormir. Diseña con él algunas rutinas para el  momento de irse a la cama y que han de ser respetadas por todos, como por ejemplo, besar a todos antes de acostarse o que todos se despidan de él cuando está en su habitación, coger a su muñeco ó peluche preferido, escuchar un cuento....


  •     Elegir una rutina o una tarea diaria que se convierta en la señal de que ha llegado el momento de acostarse. Por ejemplo: cepillarse los dientes unos minutos antes o ver el último capítulo de dibujos.


  •       Adoptar estrategias para evitar que se levante continuamente. Le  proporcionaremos todo lo que necesite para que no tenga escusas: un vaso de leche y/o agua, galletas, pañuelos, su juguete favorito......



  •       Si por la noche se levanta y se acuesta en nuestra cama, hay que levantarse y llevarlo de nuevo a su cuarto pues si dejamos que permanezca no extinguiremos la conducta y prolongaremos aún más su negativa a dormir en su habitación.


  •       Podemos emplear un “Soñograma” para regular y controlar el tiempo de permanencia en su cama. Aquellos días de la semana en los que permanezca en su cama sin levantarse, obtendrá una recompensa previamente pactada.

1 comentario:

  1. Muchos padres y abuelos agradecerán estas recomendaciones.
    Muchas gracias Yoli.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Los comentarios me ayudan a mejorar.
Gracias por dejarme el tuyo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...